viernes, 17 de septiembre de 2010

Los pajaritos cantan...

... y yo me levanto! Otra vez desvelada... sé que no soy la única, pero la verdad: no consuela.
Pasa que yo SE que cuando me desvelo es que estoy pasada. Pasada de rosca, de actividades, de obligaciones, de exigencias (internas y externas), de jugar a la mujer maravilla.
Con Fer estamos haciendo un curso sobre temáticas de familia. Una cosa que sale con frecuencia en las clases es que la mujer es el eje de la familia. Y lo mejor de todo, siempre, no importa el modelo cultural o histórico, fue así. Algo curioso fue que nos hicieron notar que, así como es el eje, también es la mujer la que más facilmente se des-centra. La que pierde el eje, y de ahí buena parte de los rollos familiares. No que sea el único motivo, pero si uno muy importante.
Por qué nos des-centramos? Porque nuestra cultura contemporánea nos lleva a esto. Curiosamente, en algún programa de realities (no se de qué canal) se resaltaba este mismo hecho. Mujeres maravillas que nos ocupamos de mil quinientas cosas, que nos postergamos en muchos aspectos, y que como resultado de nuestro maravilloso hacer dejamos huellas poco felices en nuestra familia, en nuestra psiquis, en nuestros cuerpos. Llamense: familias desunidas o en crisis, neurosis varias, cuerpos poco saludables (no hablemos solo de los kilos de más, recuerdan la última vez que fueron al médico a hacerse un simple... control?).
Entonces, heme aquí, cumpliendo inexorablemente con los tres aspectos de la mujer contemporánea. Me fui a la cama enojada (o algo así) con Fer. Discutimos por una estupidez. Mi neurosis tiene cara de ansiedad y desvelo. Mi cuerpo acusa más de 10 kilos de más, y otras yerbas que no viene a cuento mencionar.
Qué hacer al respecto? Es posible hacer algo al respecto? Porque, yo realmente me lo pregunto. Cuando salta mi vieja con el cantito de: "Estás haciendo muchas cosas, tenés que dejar algo", yo me niego! No quiero dejar NADA, pero nada nada. Es más, no siento estar haciendo muchas cosas. Será que si? No se.
Hacer algo significaría dejar cosas? No me convence. Por lo pronto, me ocupo algo de mi cuerpo y mañana (oh si!) iré a visitar al doc!! Y del laburo? Y de la mujer maravilla? Y de Fer? Hmmm.... lo más sencillo va a ser hablar con Fer y amigarnos. Pero tengo que entregar notas en el cole y me faltan toneladas por corregir y promediar (odio esta parte de la docencia!!!!). Y la mujer maravilla tiene muchas super-actividades este finde. Esto es complejo.
Yo que se...
Y mientras tanto, los pajaritos siguen cantando...

3 comentarios:

Alice in Wonderlands dijo...

Ay Nika! es tan cierto lo que dices. Y tú particularmente eres de las que se exigen en todo, tal cómo dices, que no estás dispuesta a ceder espacios. Tu trabajo ocupa un lugar importante en tu vida, pero también tus hijos, tu casa, Fer. Por lo que he visto las muejres-súper-profesionales responden a perfiles en que no les importa o incluso prefieren delegar lo de la casa... no son tan "mamás".
Y al revés, las que somos más "mamás" hemos postergado el lado laboral trabajando en cosas que no nos gustan tanto y/o no nos quitan tanto tiempo ni cabeza. O de frentón no trabajando.
Tu problema es que eres ambas!! Madre preocupada y presente y a la vez maestra dedica y con vocación.
No te queda otra que un marido partner, que trabaje hombro a hombro contigo en todo y una buena red de apoyo. La mujer maravilla es un personaje DE FICCIÓN, por favor, descansa!

Stella dijo...

Si, sabés que a veces (la mayoría) las mujeres nos exigimos mucho y creo que a veces es necesario un "break", relajarnos un rato y olvidarnos de todas las cosas que supuestamente son urgentes. Por ejemplo la casa no tiene que estar cual tacita de plata todos los días o los niños pueden andar sucios un rato o el trabajo puede esperar también, el caso es hacerle caso a ese campanazo y descansar.
La salud mental es importante y debemos cuidarla también. ¿Los kilos de más? Yo hago cada día 15 minutos de abdominales y he dejado de comer dulce y noto la diferencia. Así que relájate, que también estoy de acuerdo con Alice, "la mujer maravilla" no existe.

Andre D dijo...

Amiga: en contraste, yo ayer decidí hacer faltazo con todo, y sólo fuimos en excursión en subte a mi médico de la nariz. El sábado aprendí que el querer hacer todo obsesivamente y el perfeccionismo son nuevas formas de "ataduras" de esas que no queremos, como las cintitas rojas... Ánimo, ya encontraremos el equilibrio. Te dejo un beso y me voy a pedir el turno del chequeo general

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin