martes, 27 de marzo de 2007




Anoche tuvimos una noche de aquellas... Yo me venía enorgulleciendo de mi Jere, que dormía bien. Bue, tampoco para exagerar. La criatura con sus 3 semanas de vida nos permitía dormir en períodos de 4 horas, a razón de dos tomadas de teta por noche. Un placer!


Pero no, el niñito comenzó con un amague el sábado a la madrugada, después de su segunda tomada de teta y nos hizo la vida imposible, llorando cada 10 minutos cada vez que se le caía el chupete. Súmenle a esto la presencia en la cama de la hermanita, que vino llorando tipo 3 de la mañana y... se quedó! Yo me levanté a las 9 de la mañana profiriendo toda clase de insultos y al grito de: "No me jodan que estoy de mal humor!!!", y así... comenzó el domingo. En el fondo con Fer dimos gracias que era domingo y que no había que ir a trabajar.
Sin embargo, como no todos son dulces en la vida, anoche la noche pintaba bien. La hermanita ya se había ido a dormir. Él estaba dormido. Nosotros disfrutamos de un ratito de tele viendo la novela intrascendente de este año. Todo fantástico, hasta que...tuve la maldita idea de cambiarle el pañal antes de dormir. Siempre se despierta en el cambiado, pero yo supuse que después iba a seguir. Mala suposición. El niño NO se durmió. Es más, empezó a llorar sin razón aparente. Repaso de los padres:
  • Fer: tendrá hambre?
  • Nika: nop, comió hace una hora.
  • Fer: pero, serán cólicos?
  • Nika: nop, ya eructó, me hizo caca en la mano mientras lo cambiaba y pis también.
  • Fer: pero... no tendrá hambre??
  • Nika: nooooop!! si hasta le agregué la mamadera después de la teta!!!
  • Fer: mbue... entonces no sé.
  • Nika: ...

Con ese cuadro de situación, nos fuimos a la cama. El caso es que el crío siguió llorando hasta las 2:15hs. en intervalos de 10 a 15 minutos que era cuando se le caía el chupete. Pasamos por todos los estados: comprensión, embole, enojo, reto (aunque no lo crean eso pareció funcionar, al menos por un rato), diversión, enojo, más enojo, enojo entre los padres, y enojo con la vida en general. Cuando ya todo parecía destinado a otra noche en vela, y en medio de otra discusión acerca del hambre de la criatura decidí bajar los brazos (o más bien las t...) y le dije: "Si pensás que tiene hambre, andá y hacele una mamadera, que eso lo podés hacer solito". Y mientras la criatura deglutía su mamadera reaccioné y me di cuenta que ya era hora de tu tomada nocturna, así que hice pecho a la situación y le di su teta nocturna. FUNCIONÓ!!!!

Y así fue como logramos dormir de corrido hasta las 6:30 hs.

5 comentarios:

MKB dijo...

Desde aquí te expreso toda mi solidaridad y profunda comprensión. Cuántas noches como esa no ha pasado una y eso que yo voy en la primera cría recién. Ánimo, fuerza, valentía y coraje (puros atributos que a las madres nos sobran, ¿no?)

Nika dijo...

Gracias Marce!! Es que no por haber pasado muchas de estas una se acostumbre viste? La ira surge como si fuera la primera vez. Por suerte anoche pudimos dormir bien... :-)

Lauu dijo...

Jajaja... Perdon. Se que es molesto y dificil de sobrellevar, pero es hermoso... =). De todas formas tengo 18 años cuando tenga mi bebe vamos a ver si tendre paciencia... . Yo tengo 7 sobrinitos dificiles de aguantar, pero ya no toman teta (y obvio menos la mia jaja) tampoco mamadera... asique cuando lloran, gritan, patalean, se enojan, ni el chupete les sirve... dos gritos y a la mierda je!.

Andle dijo...

Lamento informarte que aunque eructe y largue gases lo que describís suena a cólico... Igual, para ser una noche en tres semanas, es un lujo, Jere!

Nika dijo...

Gracias a las tres!! Y Lau... en unos diez años... te esperamos de vuelta por este lugar y escuchamos tus comentarios!!! ;-)

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin