lunes, 12 de noviembre de 2012

Cortito pero intenso...

Sí, así es este post.
Este blog surgió, entre miles de motivos, como un espacio personal para la catarsis en medio de la locura de los niños, el trabajo, la casa, la pareja, etc. etc. etc.
Esa vorágine que siempre fue intensa, en este momento está...en su apogeo? No lo se. Lo que sí se es que no le encuentro la vuelta. Siento que estoy tironeada entre los niños y el trabajo, básicamente. Los demás aspectos de mi vida? Ni idea! No se por dónde andan.
No logro ver si tengo que ajustar mis horarios, mis prioridades, mis actividades o mis actitudes ante la vida.
Y en medio de este no lograr, no logro que mi compañero de ruta comprenda lo que me pasa. Que se involucre. Que entienda que no es normal oscilar entre el enojo y el cansancio -únicamente- cada día. Que no es normal andar "escapándome" de las demandas de los pekes. Que no puede ser que uno ya haya olvidado cómo era eso de disfrutarlos y no padecerlos. Que no encuentre UN momento de intimidad donde no entre alguien abriendo la puerta, cuando lo único que una pretende es vestirse después de una ducha express (no hablemos de cuidados cosméticos post-ducha, porque no existen).
En fin, eso: Cortito, pero intenso.

1 comentario:

Ale dijo...

ni que lo hubiera escrito yo!! hay que decirselo con esas palabras, no puedo mas! alguien mas se tiene que hacer cargo!!! para que una SI PUEDA AL MENOS VESTIRSE en tres minutos con la puerta cerrada!!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin