viernes, 28 de octubre de 2011

De sabios, eruditos... y mariposas

Que mi hija gusta de filosofar en el auto, no es novedad.
El tema de hoy comenzó con...
S: Ma, un sabio es una persona que estudió mucho?
N: No... no necesariamente. A ver... decimos que alguien es sabio no por lo que estudió sino por lo que aprendió viviendo, entendés?
S: ...
N: No se escucha nada! (Como suele hablar bajito, en el auto no se escucha, vió?)
S: Masomenos...
N: A ver, pensá en algo que hayas aprendido pero sin estudiar...
S: Como cuando agarré una mariposa de las alas, la agarré dos veces!
N: Bien, y qué aprendiste?
S: Que son pegajosas, pero una se rompió.
N: Claro, es decir que aprendiste dos cosas: que son pegajosas y que son frágiles, por eso hay que tratarlas con cuidado, no?
S: Si
N: Y qué otras cosas son frágiles y hay que tratarlas con cuidado?
S: Ah, claro! Como el tul, hay que tratarlo con cuidado porque sino se rompe.
N: Claro! Y eso, lo aprendiste porque estudiaste?
S: No
N: Porque te lo dijo alguien?
S: No
N: Bueno, con los sabios es igual. Saben, pero no por estudiar, sino porque prestaron atención a las cosas que les iban pasando en la vida. Algunos estudian, y otros no, pero lo que los hace sabios es que aprenden de las cosas que les van pasando. Los que solo estudian y estudian, pero no prestan atención a las cosas que aprenden de la vida se llaman eruditos.
S: Cómo?!
N: Eruditos, los otros son sabios. Entendés?
S: Ahora si, porque me lo explicaste mejor.
N: :)

3 comentarios:

NuriaBadilla dijo...

Yo siempre me he preguntado

¿que carajo tiene el coche que hace que "ellas o ellos" les de por preguntar vainas raras.

Tu ejemplo fue genial! por cierto

Nika dijo...

Jajaja!!!! Tal cual!!!! Bienvenida Nuria!!

María José dijo...

Me queda clarísimo!! Jajaja... Esa Sofi es fantástica.

Un beso,
Maco.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin