sábado, 20 de noviembre de 2010

Pasó

Pasó la tormenta. Tampoco llegó a categoría tormenta. Apenas nubarrones por la mañana y aclarando por la tarde-noche. Pasa que, a casi 10 años de estar casados, las cosas más triviales... cansan. Y cansan mutuamente. Así como yo me cansé, resultó que él tambíén se había cansado de mi.  Y bue, fue un largo lunes silencioso. Sin saludo especial por la mañana. Sin llamados telefónicos durante el día. Sin reencuentros cariñosos por la tarde. Así que... a mi pesar, pedí que nos sentáramos a hablar. Es sabido que dar el primer paso ayuda, pero... cuánto cuesta!!! 
En otro orden de cosas, se acerca fin de año y muchas cosas se vienen encima:
* Sofi termina el preescolar
* Fiesta de egresaditos de Sofi (tema muy bueno al que le debo su respectivo post)
* Fiestas de cumpleaños varias
* Encuentros de fin de año varios
* Cierre de trimestres y alumnos que se llevan (o no) la materia
* Entregas de notas, fiesta de colación de grados, mesas de examen
* La nana!! (como le dicen varias de ustedes)
Ooooo seeeeaaaaa.....
Llegó fin de año! (Y seguro me estoy olvidando de algo...)

1 comentario:

María José Jerez dijo...

Uf!! En realidad el fin de año es de locos!! Tengo la mitad de cosas que hacer que tú, pero igual me complico montones. No hay caso.

Lo bueno es que casi todos los años pasa igual, y uno de todas formas sobrevive.
Que bueno que se sentaron aconversar con tu marido. Es una sensación muy frustrante ver que las cosas no avanzan si es que uno no está ahí, pendiente.

Un besito Nika.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin