martes, 19 de octubre de 2010

Feliz Día...

- Profe, cómo pasó el día de la madre?
- Bien, hasta que empezó el partido de Huracán...
- Por? Ud. es de Huracán? Perdió?
- Sí, perdió, pero yo no soy de Huracán.
- Entonces?
- Te cuento...
Resulta que el día comenzó lo más bien. Despertada con niños en la cama y desayuno. Regalitos (elegidos previamente por mi). Mimos. Todo lindo. Después fuimos a misa todos juntos y... llegamos a horario!! Bien la misa, después a casa de mi mamá a almorzar. Asadito, todo tranqui... bien. De ahí a visitar a la señora suegra. Antes de salir rumbo a dicho lugar Fer dice: Tenemos que llegar antes de las 16 hs. Por? Porque empieza el partido de Huracán. Ah... y... vos pretendés que yo vaya a la casa de tu mamá para que vos, tus dos hermanos y tu papá miren el partido de Huracán? Noooo, también va a estar B (una de mis cuñadas). Mbue.... si es así...
Llegamos a la casa de la señora suegra. Tal como mis vaticinios habian predicho estaban mis dos cuñados, mi suegra, mi suegro y... NADIE MÁS! Tal como fue vaticinado, los 4 varones adultos se sentaron cual autistas frente al partido de Huracán. Mis hijos, aburridos ellos, se fueron a jugar y me llevaron con ellos "para que duermas una siestita". Estuve tentada, pero no lo hice. Puse mi mejor cara de orto, sumada a mi mejor cara de boluda. A ver, la primera para mi maridito, la segunda para mi familia política. A la primera de cambio pido explicaciones: mi cuañada B se había peleado con mi suegri y no quiso venir. Un rayo de esperanza: como mis pekes lo pidieron, llamaron a los primitos para que vengan a jugar. Si venian ellos vendría también B. Pero no, B los llevó hasta la puerta y no entró. Boyé de aquí para allá, de los niños al partido. Mi suegri andaba de aquí para allá. Antes del final del segundo tiempo, ante una derrota ya inevitable, uno de mis cuñados: partió. Al finalizar el partido: partimos todos los demás.
Ooooo seaaaaa....
Lo positivo: llegamos tempranito a casa, que por ser domingo, no fue nada despreciable.

1 comentario:

PauS dijo...

Yo creo que la mejor celebración para lo que sea es en un spa, sin hijos, sin marido y sin suegra!!! Sólo gente que te trata bien y te deja relajada y feliz. Y ya sabemos que si nosotras estamos felices, todos los demás se ponen felices...

Cariños.

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin