miércoles, 26 de marzo de 2008

Corazón negro - Corazón rojo

Yo se que es normal para los 3 años de Sofi que no quiera contar lo que pasa en el jardín, lo que hizo en la casa de la abuela, etc. pero... me enerva!! Así que, como soy terca le rompo y utilizo tooodas los sobornos existentes para que me cuente, aunque más no sea, algo.
Lo que no me gusta ni ahí, menos que lo anterior, es que no pueda contarme qué siente, qué le pasa, por qué está triste, o enojada, o lo que sea. Como es lógico que ni ella misma identifique sus sentimientos, y como aun los adultos no sabemos muchas veces me las ingenio para ayudarla, para que aprenda.
El primer recurso fue contarle lo que sentía yo y así, como espejando, me contara ella. "Sabés, mamá esta muy molesta porque no le salió rica la comida, o enojada porque no me hiciste caso, o triste porque Jere llora y no se que le pasa". De ahí, ella copia y trata: "Estoy enojada porque mamá me retó". Bien!
El otro día, como nada daba resultado se me ocurrió algo nuevo. Ella me decía "No te quiero contar". Le dije que si uno no cuenta las cosas feas que siente, el corazón se nos va poniendo negro, y si uno las cuenta a otras personas se pone rojo otra vez.
En medio de la misa de Pascua, no va y se quema con la cera de la vela. Fue muy poquito pero le dolió, lloró y todo lo demás. Después, al raaaato la veo muy calladita y compungida. "Qué te pasa?" "Nada, no te quiero contar" Apelo entonces al corazón negro y... "Es que me asusté, ahora mi corazón ya está rojo otra vez?" "Síiiiiiii, claro que siiiiii!!!"
Funcionó!!! Veremos cuanto dura... no?

3 comentarios:

Moki Mom dijo...

Hola Nika, qué buena idea me acabas de dar, porque fíjate que me pasa lo mismo con el hijo, y a veces temo que diga lo que yo quiero escuchar, por ejemplo: con qué maestra te caiste? con Pili, o Alicia (por los turnos) y me dice Alicia, y le vuelvo a preguntar, al reves, Alicia o Pili, y contesta Pili, o luego me dice, ya mamá no me digas esas cosas, puedes creerlo?? quiero la VERDAD!!!

Ale dijo...

mi vida, una cosita tan linda y nosotros las mamas siempre buscando algun nuevo recurso para darle una vuelta nueva de rosca!!

Besos grandes
Ale

Mamac. dijo...

Que tiernas ambas, buena la técnica.
Me parece súper importante preocuparse de esas cosas. Yo a Gui le digo que está bien llorar si es que le duele algo o está triste (porque a veces llora por cualquier cosa), y que para las otras cosas es mejor decir lo que uno siente, como estoy enojado porque no me resultó esto, o tengo rabia, etc. Generalmente cuenta las cosas del colegio y lo que hago es escuchar sin escandalizarme por nada, para que siempre me cuente, y si no quiere, le pregunto más tarde "como que no quiere la cosa".
Besos

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin