jueves, 21 de junio de 2007

Una visita y una experiencia

El domingo pasado vino a casa toda la familia para festejar el Día del Padre. Últimamente las despedidas de los amiguitos o primitos suelen ser dramáticas, por eso cuando la primita Mili se tenía que ir surgió la idea: Y si se queda a dormir?
Les aseguro que fue toda una decisión. Yo hasta ahora venía evitando esta clase de experiencias porque si ya me enloquezco con dos, por qué enloquecerme con tres?! Pero... todo sea por los hijos y por el crecimiento personal aceptando nuevos desafíos. Hay que aclarar que Mili es una santa y que el problema más grande fue hacer que jugaran juntas sin matarse y que se prestaran los juguetes. Por otro lado, como Sofi se durmió bastante antes que Mili fue toda una oportunidad para conocer mejor a esta nena que como es un poco tímida a veces pasa por malhumorada cuando en realidad es muy dulce.
Conclusión: experiencia superada!!

1 comentario:

JENNY dijo...

Nika, los niños se portan mejor si están con otro sniños! Auqnue dan trabajo, para mí es igual tener dos que tres o cinco en casa... todos los niños adoran estar aquí (claro, hay tres niños!). Los fines de semana muchas veces tengo 6 niños en casa correteando, termino cansada, pero contenta por ellos!

En la foto paracen unos angelitos!!

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin